La voluntad
de ser únicos

La voluntad de crear el futuro

Procesos y cuidados que mantienen viva la vocación innovadora y el carácter avanzado de Cosme Palacio

A finales de los años 80, Jean Gervais y el prestigioso enólogo Michel Rolland reinterpretaron el sueño de Cosme Palacio, consolidando un estilo único y definiendo los primeros vinos de alta expresión. Una apuesta por la autenticidad que hoy, de la mano de nuestro enólogo Roberto Rodríguez, sigue abriendo nuevos horizontes.

La selección: el carácter empieza en el viñedo
Bodegas Palacio fue una de las primeras bodegas en seleccionar rigurosamente las mejores viñas de cepas viejas para obtener la máxima expresividad frutal. La uva se recolecta manualmente, limitando la producción para potenciar su intensidad y equilibrio.

La Rioja Alavesa, tierra privilegiada
La Rioja Alavesa: terrazas y lomas de claros suelos calcáreos en los que arraiga un viñedo favorecido por un equilibrio de climas único en el mundo.

En esta comarca confuyen tres características que otorgan a Cosme Palacio rasgos de calidad únicos: un terreno excepcionalmente dotado para el cultivo de la vid, una elevada altitud, con la amplitud térmica que permite una uva de gran riqueza expresiva y aromaticidad, y la orientación del viñedo al sur, en un microclima protegido por la Sierra de Cantabria.
La villa de Laguardia, donde se asienta Bodegas Palacio, es el epicentro de este lugar privilegiado.

La bodega: el dominio del tiempo
En bodega, Cosme Palacio es el resultado de métodos y procesos innovadores, como la maceración larga para lograr una mayor expresión frutal. La innovación es la clave de un nuevo estilo de vino único, más expresivo, más penetrante y más vivo.

Buscamos complejidad y elegancia

En los años 80, Bodegas Palacio incorporó el uso de barricas nuevas de roble francés, prácticamente desconocidas entonces en la DOCa Rioja. Hoy seguimos siendo exigentes en este sentido con una estricta selección de tonelerías francesas y diferentes tipos de tostado.
Criamos los distintos vinos obtenidos de cada una de las parcelas seleccionadas en pequeños grupos, completamente diferenciados, con el objetivo de conseguir la mejor calidad en cada uno de los pagos.